Política de cookies

Este sitio usa cookies propias y de terceros para facilitar la navegación y obtener información de estadísticas de uso de nuestros visitantes. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón 'Aceptar' o configurarlas o rechazar su uso pulsando el botón 'Configurar cookies'

Para más información consulta nuestra Política de cookies

Configuración de cookies

Desde aquí puede activar o desactivar las cookies que utilizamos en este sitio web, a excepción de las de técnicas, que son imprescindibles. Si no selecciona ninguna opción, equivale a rechazar todas las demás cookies.

Cookies técnicas y de sesión, estrictamente necesarias

Sesión: PHPSESSID, SERVERID, Incap_ses_*_* y visid_incap_*

Permiten mantener la coherencia de la navegación y optimizar el rendimiento del sitio web, son imprescindibles

Técnica: config

Guarda la confiruación de cookies seleccionada por el usuario

Cookies de terceros

Google Analytics: _gat, _gid y _ga

Utilizamos estas cookies para obtener información de estadísticas de uso de nuestros visitantes. Están gestionadas por Google, puedes consultar su política de cookies haciendo clic aquí

Facebook: _fbp

Cuando mostramos información incrustada de la red social Facebook, se genera automáticamente esta cookie. Está gestionada por Facebook, puedes consultar su política de cookies haciendo clic aquí

Twitter: eu_cn, ct0, guest_id y personalization_id

Cuando mostramos información incrustada de la red social Twitter, se generan automáticamente estas cookies. Están gestionadas por Twitter, puedes consultar su política de cookies haciendo clic aquí

Política de cookies

F.E. SANIDAD informa que este sitio web usa cookies para

  1. Asegurar que las páginas web puedan funcionar correctamente

  2. Recopilar información estadística anónima, como qué páginas ha visitado la persona usuaria o cuánto tiempo ha permanecido en el sitio web.

  3. Mostrar contenido de redes sociales, siempre relacionado con información de la organización de CCOO.

Informamos que contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas a la de CCOO que podrá decidir si acepta o no cuando acceda a ellos.

A continuación encontrará información detallada sobre qué son las cookies, qué tipo de cookies utiliza este sitio web, cómo puede desactivarlas en su navegador y cómo bloquear específicamente la instalación de cookies de terceros.

  1. ¿Qué son las cookies?

    Las cookies son archivos que los sitios web o las aplicaciones instalan en el navegador o en el dispositivo (smartphone, tablet o televisión conectada) de la persona usuaria durante su recorrido por las páginas del sitio o por la aplicación, y sirven para almacenar información sobre su visita.

    El uso de cookies permite optimizar la navegación, adaptando la información y los servicios ofrecidos a los intereses de la persona usuaria, para proporcionarle una mejor experiencia siempre que visita el sitio web.

  2. Tipología, finalidad y funcionamiento

    Las cookies, en función de su permanencia, pueden dividirse en cookies de sesión o permanentes. Las primeras expiran cuando la persona usuaria cierra el navegador. Las segundas expiran cuando se cumple el objetivo para el que sirven (por ejemplo, para que la persona usuaria se mantenga identificada en el sitio web) o bien cuando se borran manualmente.

    Adicionalmente, en función de su objetivo, las cookies utilizadas pueden clasificarse de la siguiente forma:

    • Estrictamente necesarias (técnicas): Son aquellas imprescindibles para el correcto funcionamiento de la página. Normalmente se generan cuando la persona usuaria accede al sitio web o inicia sesión en el mismo y se utilizan para identificarle en el sitio web con los siguientes objetivos:

      • Mantener la persona usuaria identificada de forma que, si abandona el sitio web, el navegador o el dispositivo y en otro momento vuelve a acceder a dicho sitio web, seguirá identificado, facilitando así su navegación sin tener que volver a identificarse

      • Comprobar si la persona usuaria está autorizada para acceder a ciertos servicios o zonas del sitio web

    • De rendimiento: Se utilizan para mejorar la experiencia de navegación y optimizar el funcionamiento del sitio web

    • Analíticas: Recopilan información sobre la experiencia de navegación de la persona usuaria en el sitio web, normalmente de forma anónima, aunque en ocasiones también permiten identificar de manera única e inequívoca a la persona usuaria con el fin de obtener informes sobre los intereses de la persona usuaria en los servicios que ofrece el sitio web.

    Para más información puedes consultar la guía sobre el uso de las cookies elaborada por la Agencia Española de Protección de Datos en https://www.aepd.es/sites/default/files/2020-07/guia-cookies.pdf

  3. Cookies utilizadas en este sitio web

    A continuación, se muestra una tabla con las cookies utilizadas en este sitio web, incorporando un criterio de "nivel de intrusividad" apoyado en una escala del 1 al 3, en la que:

    Nivel 1: se corresponde con cookies estrictamente necesarias para la prestación del propio servicio solicitado por la persona usuaria.

    Nivel 2: se corresponde con cookies de rendimiento (anónimas) necesarias para el mantenimiento de contenidos y navegación, de las que solo es necesario informar sobre su existencia.

    Nivel 3: se corresponde con cookies gestionadas por terceros que permiten el seguimiento de la persona usuaria a través de webs de las que F.E. SANIDAD no es titular. Puede corresponderse con cookies donde se identifica a la persona usuaria de manera única y evidente.

    TABLA DE COOKIES UTILIZADAS
    CookieDuraciónTipoPropósitoIntrusividad
    PHPSESSID, SERVERID, Incap_ses_*_* y visid_incap_* Sesión Imprescindibles Mantener la coherencia de la navegación y optimizar el rendimiento del sitio web 1
    config 1 año Imprescindibles Guardar la configuración de cookies seleccionada por el usuario 2
    Google Analytics (_gat, _gid y _ga) 24 horas Analítica, de terceros (Google) Permitir la medición y análisis de la navegación en las páginas web 3
    Facebook (_fbp) 3 meses Terceros (Facebook) Mostrar información incrustada de la red social Facebook 3
    Twitter (eu_cn, ct0, guest_id, personalization_id) Sesión Terceros (Twitter) Mostrar información incrustada de la red social Twitter 3

    Desde los siguientes enlaces puedes consultar la política de cookies de terceros: Política de cookies de Google, Política de cookies de Facebook, Política de cookies de Twiter

  4. Deshabilitar el uso de cookies

    La persona usuaria en el momento de iniciar la navegación de la web, configuró la preferencia de cookies.

    Si en un momento posterior desea cambiarla, puede hacerlo a través de la configuración del navegador.

    Si la persona usuaria así lo desea, es posible dejar de aceptar las cookies del navegador, o dejar de aceptar las cookies de un servicio en particular.

    Todos los navegadores modernos permiten cambiar la configuración de cookies. Estos ajustes normalmente se encuentran en las Opciones o Preferencias del menú del navegador.

    La persona usuaria podrá, en cualquier momento, deshabilitar el uso de cookies en este sitio web utilizando su navegador. Hay que tener en cuenta que la configuración de cada navegador es diferente. Puede consultar el botón de ayuda o bien visitar los siguientes enlaces de cada navegador donde le indicará como hacerlo: Internet Explorer, FireFox, Chrome, Safari

    También existen otras herramientas de terceros, disponibles on-line, que permiten a la persona usuaria gestionar las cookies.

  5. ¿Qué ocurre al deshabilitar las cookies?

    Algunas funcionalidades y servicios pueden quedar deshabilitados, tener un comportamiento diferente al esperado o incluso que se degrade notablemente la experiencia de navegación de la persona usuaria.

  6. Actualización de la Política de cookies

    F.E. SANIDAD puede modificar esta política de cookies en función de exigencias legislativas, reglamentarias, o con la finalidad de adaptar dicha política a las instrucciones dictadas por la Agencia Española de Protección de Datos, por ello se aconseja a la persona usuaria que la visite periódicamente.

    Cuando se produzcan cambios significativos en esta política de cookies, se comunicará a través de la web.

Residencias privadas de Tercera Edad: después de esto, ¿qué?

  • Artículo de opinión de Salvador Escribano y Luis F. Álvarez

La situación actual de crisis en las Residencias de Personas Mayores, consecuencia de la pandemia por COVID-19, ha puesto en evidencia el modelo de atención en estos centros. Hemos podido comprobar la fragilidad del sistema y la escasa coordinación entre los servicios sociales y los sanitarios y la siempre demandada coordinación sociosanitaria que nunca llega de forma efectiva

18/04/2020.
Residencia privada

Residencia privada

El actual modelo de Residencias de Personas Mayores ha evolucionado, de forma importante, desde los antiguos asilos y el papel de la Beneficencia, tanto religiosa como estatal, hacia el gran avance que en su momento supuso la Ley de Atención a las Personas Dependientes, como derecho subjetivo, en la que CCOO tuvo un papel fundamental en su diseño y aprobación.

Estos avances han sido producto de cambios sociales y de demandas de la población, que han exigido un servicio eminentemente público y con una prestación de calidad. Ambas cuestiones en su práctica habitual no se corresponden con la realidad hasta el punto de que finalmente se transformaron en una especie de “aparcamiento” de esos ancianos a los que no se puede atender en casa y en las que, finalmente se busca, más que la calidad del servicio, que el coste sea asumible por la familia.

En esta evolución temporal, desde su nombre de asilos hasta el de centros residenciales para mayores, se han ido transformando en un mero negocio para las diferentes empresas, con el curioso desembarco de grandes compañías europeas que operan el sector y numerosos fondos de inversión como han aterrizado en nuestro país, con expansión en todas las Comunidades Autónomas, y que actualmente controlan la mayoría del sector. Si esto se ha producido simplemente es porque han adivinado importantes beneficios y cuando estos no se materialicen no tendrán ningún tipo de problema en desaparecer, pero la necesidad de atención y cuidado a los mayores seguirá existiendo y en ese momento ¿a quién recurriremos para que nos arregle el problema? Al Estado y a las Comunidades Autónomas casi con seguridad.

Ha llegado esta epidemia, más letal que las anteriores, y hemos podido comprobar que para ellos, para nuestros mayores, la residencia en la que ellos y sus familias soñaban vivir en paz los últimos años de su vida se ha convertido en una ratonera que ha segado la vida de miles de mayores. Y ahora nos preguntamos qué ha pasado, de quién es la culpa, cómo podía haberse evitado, …

En la sociedad moderna siempre tiene que haber una culpa que se pueda achacar a alguien. En este caso también. La culpa principal es de la avaricia, del intento de amasar cada vez una mayor cantidad de dinero de la manera que sea, sobre quien sea. La culpa es de quien ha permitido y dado de paso estas construcciones con esta infraestructura, de mínimos y con recursos humanos también de mínimos.

Y a lo mejor también tenemos que hacer un poco de autocrítica por habernos limitado a nuestra función sindical, a mirar sólo por las condiciones laborales de las trabajadoras, por las condiciones de sus riesgos laborales. A lo mejor teníamos que haber mirado también las condiciones en que se ofrecía la estancia a nuestros mayores. No era nuestra función, pero …

La infraestructura ha permitido que el virus mortal haya corrido a velocidad de vértigo por los pasillos y las habitaciones de las residencias. Se ha reaccionado tarde. En algunas residencias, muchas, las direcciones se han negado a ver lo evidente hasta que ya lo tenían dentro y ni aún así han corrido a remediarlo. En algunos sitios no se han seguido los consejos sanitarios de aislar la residencia, de prohibir visitas hasta que desde el gobierno se ha impuesto la cuarentena. En algunos sitios se ha impuesto negar la evidencia. En algunos lugares y con la epidemia en su punto álgido se han permitido mantener el contrato de su médico a tiempo parcial. Sin olvidar, además, que los propios trabajadores de las residencias en los primeros momentos carecían de equipos de protección.

Y cuando ha sido tarde han corrido a pedir ayuda; pero lo curioso es que no han pedido la ayuda a Servicios Sociales, sino a Sanidad. Han corrido a pedir que se envíen médicos, enfermeras, auxiliares, … porque esas empresas no querían o eran incapaces de encontrarlos por su cuenta, en ocasiones por ofrecer contratos irrisorios; porque los servicios sociales tampoco conseguían contratar personal. Y porque al final Sanidad tenía la capacidad de movilizar sus recursos de un lado a otro, aunque fuera a costa de desvestir un poco más a la Atención Primaria, ya mermada por la cantidad de profesionales en cuarentena por enfrentarse a la epidemia sin los recursos adecuados.

Al final ha habido un grito desde las propias residencias pidiendo que se les intervenga ante su incapacidad de hacer frente, de momento a la enfermedad y quién sabe si después a las demandas judiciales. Y quién sabe si no pretenderán derivar sus responsabilidades a la sanidad.

Es, por consiguiente, necesario que el futuro traiga cambios en este tipo de centros. Uno de los primeros sería que se endurezcan y cumplan las condiciones para autorizar la apertura y funcionamiento de estos centros; que ninguna residencia tenga menos de un 50% de habitaciones individuales, si no todas; que se pueda sectorizar sin dificultad; que se disponga de zonas que puedan utilizarse como de aislamiento; que sea obligatoria la presencia de personal sanitario en todos los turnos; que se contrate todo el personal necesario y de todas las categorías; que se cumpla con la Ley de Dependencia; que se cumpla el convenio a rajatabla … Por otro lado será preciso que haya una verdadera y rigurosa inspección periódica del cumplimiento de las condiciones en que se autorizó su funcionamiento.

Nada en el futuro podrá ser igual. La sociedad no puede mirar hacia otro lado y tiene que aceptar también la responsabilidad de exigir las mejores condiciones para los residentes en estos centros. No estábamos preparados para asumir tantos fallecimientos repentinos e inesperados. No podemos permitirnos olvidar lo sucedido; no podemos permitirnos un futuro en el que nuestros mayores vuelvan a ser las víctimas de la desprotección, de la falta de previsión, de los oscuros intereses de unas empresas cuya única alma es el mercado y su único objetivo el incremento exponencial de sus ganancias.

FACEBOOK

TWITTER