Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CCOO Andalucía | 4 marzo 2024.

CCOO se concentra hoy día 28 de abril en las puertas de la FOE por el Dia Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo

  • Con esta convocatoria CCOO y UGT de Huelva quieren recordar a las personas trabajadoras que fallecieron o perdieron su salud mientras trabajaban el pasado año.
  • Es necesario situar la prevención de riesgos laborales en el centro de la recuperación y a las personas en el centro de todas las politicas
  • Pedimos vuestra participacion en las concentraciones que convocamos en Huelva y todas las provincias andaluzas

28/04/2022.
Mapa de movilizaciones por el dia internacional de la seguridad y salud en el trabajo

Mapa de movilizaciones por el dia internacional de la seguridad y salud en el trabajo

La pandemia de la COVID-19, ha puesto de manifiesto que la salud pública y la salud laboral deben de ir de la mano. Los casos de COVID persistente, con consecuencias laborales para quienes lo sufren, exigen de políticas de prevención y de seguridad social específicas que aún no se están desarrollando. En nuestro país, la COVID-19 sigue sin ser incluida en el listado de enfermedades profesionales dejando a muchas personas trabajadoras desamparadas y sin la prestación que merecen.

Veníamos denunciando con anterioridad cómo la precariedad y el deterioro de las condiciones de trabajo están afectando a la salud de la población trabajadora. los riesgos psicosociales y sus efectos no se consideran como enfermedad profesional y los trastornos mentales apenas se notifican como accidente de trabajo.

Los accidentes con baja repuntan en Huelva un 15% respecto al año anterior. Sufrimos 7250 Accidentes laborales, de estos 87 Graves y 14 muertes.

El bajo registro de enfermedades profesionales se ha intensificado durante el periodo de pandemia. Los escasísimos 41 partes comunicados por enfermedad profesional en 2021 (704 en el caso de Andalucía) nos retrotraen a niveles de notificación de 2015. El procedimiento de registro es absolutamenteinoperante,privaa las personas trabajadoras del reconocimiento del origen laboral de su enfermedad y del acceso a las prestaciones a las que tienen derecho, además de tener un impacto directo en la prevención porque lo que no se registra no existe y, por lo tanto, no se previene.

Esta ineficacia es especialmente escandalosa en los cánceres de origen laboral. En 2021 en España sólo se han comunicado 51 partes de enfermedad profesional por agentes cancerígenos (2 en Andalucía). Y eso cuando las estimaciones más prudentes elevan a más de 10.000 casos anuales de cáncer por exposiciones laborales en España.

La situación del amianto, un cancerígeno cuyo uso lleva 20 años prohibido y que seguirá causando enfermedad y muerte mientras no se elabore una estrategia estatal para su erradicación.

Es una realidad que la precariedad laboral mata y se han dado pasos importantes para acabar con ella, pero si no se impulsan políticas decididas en materia de prevención de riesgos, si no seconvierte en una de las prioridades del Gobierno de coalición, dichas mejoras pueden verse anuladas.

Son necesarios cambios legislativos para interiorizar la prevención en el seno de las empresas, con el fin de gestionar la prevención de manera eficaz e incorporar la perspectiva de género en la prevención y abordar los riesgos derivados de las nuevas formas de organización del trabajo (digitalización, inteligencia artificial, teletrabajo, trabajo en plataformas), especialmente su impacto en los riesgos psicosociales, así como los riesgos derivados de los efectos que el Cambio Climático tiene para la salud de las personas trabajadoras.

Se precisa ampliar los recursos humanos y materiales de la Inspección de Trabajo y de los Técnicos Habilitados de la Junta de Andalucía, y una Fiscalía que aborde con más intensidad su acción en los delitos de riesgo y de daño a la salud de las personas trabajadoras.

Tampoco puedefaltar la creación del delegado o delegada de prevención territorial o sectorial para todas aquellas empresas en las que no disponen de representación sindical.

Deberíamos iniciar ya la elaboración de la III ESTRATEGIA ANDALUZA DE SEGURIDAD Y SALUD EN EL TRABAJO, dado que la actual finaliza el próximo año.

En definitiva, necesitamos situar la prevención de riesgos laborales en el centro de la recuperación y a las personas en el centro de todas las políticas.

¡Porque la salud es un derecho fundamental también en el trabajo!