Política de cookies

Este sitio usa cookies propias y de terceros para facilitar la navegación y obtener información de estadísticas de uso de nuestros visitantes. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón 'Aceptar' o configurarlas o rechazar su uso pulsando el botón 'Configurar cookies'

Para más información consulta nuestra Política de cookies

Configuración de cookies

Desde aquí puede activar o desactivar las cookies que utilizamos en este sitio web, a excepción de las de técnicas, que son imprescindibles. Si no selecciona ninguna opción, equivale a rechazar todas las demás cookies.

Cookies técnicas y de sesión, estrictamente necesarias

Sesión: PHPSESSID, SERVERID, Incap_ses_*_* y visid_incap_*

Permiten mantener la coherencia de la navegación y optimizar el rendimiento del sitio web, son imprescindibles

Técnica: config

Guarda la configuración de cookies seleccionada por el usuario

Cookies de terceros

Google Analytics: _gat, _gid y _ga

Utilizamos estas cookies para obtener información de estadísticas de uso de nuestros visitantes. Están gestionadas por Google, puedes consultar su política de cookies haciendo clic aquí

Facebook: _fbp

Cuando mostramos información incrustada de la red social Facebook, se genera automáticamente esta cookie. Está gestionada por Facebook, puedes consultar su política de cookies haciendo clic aquí

Twitter: eu_cn, ct0, guest_id y personalization_id

Cuando mostramos información incrustada de la red social Twitter, se generan automáticamente estas cookies. Están gestionadas por Twitter, puedes consultar su política de cookies haciendo clic aquí

Política de cookies

F.E. SANIDAD informa que este sitio web usa cookies para

  1. Asegurar que las páginas web puedan funcionar correctamente

  2. Recopilar información estadística anónima, como qué páginas ha visitado la persona usuaria o cuánto tiempo ha permanecido en el sitio web.

  3. Mostrar contenido de redes sociales, siempre relacionado con información de la organización de CCOO.

Informamos que contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas a la de CCOO que podrá decidir si acepta o no cuando acceda a ellos.

A continuación encontrará información detallada sobre qué son las cookies, qué tipo de cookies utiliza este sitio web, cómo puede desactivarlas en su navegador y cómo bloquear específicamente la instalación de cookies de terceros.

  1. ¿Qué son las cookies?

    Las cookies son archivos que los sitios web o las aplicaciones instalan en el navegador o en el dispositivo (smartphone, tablet o televisión conectada) de la persona usuaria durante su recorrido por las páginas del sitio o por la aplicación, y sirven para almacenar información sobre su visita.

    El uso de cookies permite optimizar la navegación, adaptando la información y los servicios ofrecidos a los intereses de la persona usuaria, para proporcionarle una mejor experiencia siempre que visita el sitio web.

  2. Tipología, finalidad y funcionamiento

    Las cookies, en función de su permanencia, pueden dividirse en cookies de sesión o permanentes. Las primeras expiran cuando la persona usuaria cierra el navegador. Las segundas expiran cuando se cumple el objetivo para el que sirven (por ejemplo, para que la persona usuaria se mantenga identificada en el sitio web) o bien cuando se borran manualmente.

    Adicionalmente, en función de su objetivo, las cookies utilizadas pueden clasificarse de la siguiente forma:

    • Estrictamente necesarias (técnicas): Son aquellas imprescindibles para el correcto funcionamiento de la página. Normalmente se generan cuando la persona usuaria accede al sitio web o inicia sesión en el mismo y se utilizan para identificarle en el sitio web con los siguientes objetivos:

      • Mantener la persona usuaria identificada de forma que, si abandona el sitio web, el navegador o el dispositivo y en otro momento vuelve a acceder a dicho sitio web, seguirá identificado, facilitando así su navegación sin tener que volver a identificarse

      • Comprobar si la persona usuaria está autorizada para acceder a ciertos servicios o zonas del sitio web

    • De rendimiento: Se utilizan para mejorar la experiencia de navegación y optimizar el funcionamiento del sitio web

    • Analíticas: Recopilan información sobre la experiencia de navegación de la persona usuaria en el sitio web, normalmente de forma anónima, aunque en ocasiones también permiten identificar de manera única e inequívoca a la persona usuaria con el fin de obtener informes sobre los intereses de la persona usuaria en los servicios que ofrece el sitio web.

    Para más información puedes consultar la guía sobre el uso de las cookies elaborada por la Agencia Española de Protección de Datos en https://www.aepd.es/sites/default/files/2020-07/guia-cookies.pdf

  3. Cookies utilizadas en este sitio web

    A continuación, se muestra una tabla con las cookies utilizadas en este sitio web, incorporando un criterio de "nivel de intrusividad" apoyado en una escala del 1 al 3, en la que:

    Nivel 1: se corresponde con cookies estrictamente necesarias para la prestación del propio servicio solicitado por la persona usuaria.

    Nivel 2: se corresponde con cookies de rendimiento (anónimas) necesarias para el mantenimiento de contenidos y navegación, de las que solo es necesario informar sobre su existencia.

    Nivel 3: se corresponde con cookies gestionadas por terceros que permiten el seguimiento de la persona usuaria a través de webs de las que F.E. SANIDAD no es titular. Puede corresponderse con cookies donde se identifica a la persona usuaria de manera única y evidente.

    TABLA DE COOKIES UTILIZADAS
    CookieDuraciónTipoPropósitoIntrusividad
    PHPSESSID, SERVERID, Incap_ses_*_* y visid_incap_* Sesión Imprescindibles Mantener la coherencia de la navegación y optimizar el rendimiento del sitio web 1
    config 1 año Imprescindibles Guardar la configuración de cookies seleccionada por el usuario 2
    Google Analytics (_gat, _gid y _ga) 24 horas Analítica, de terceros (Google) Permitir la medición y análisis de la navegación en las páginas web 3
    Facebook (_fbp) 3 meses Terceros (Facebook) Mostrar información incrustada de la red social Facebook 3
    Twitter (eu_cn, ct0, guest_id, personalization_id) Sesión Terceros (Twitter) Mostrar información incrustada de la red social Twitter 3

    Desde los siguientes enlaces puedes consultar la política de cookies de terceros: Política de cookies de Google, Política de cookies de Facebook, Política de cookies de Twiter

  4. Deshabilitar el uso de cookies

    La persona usuaria en el momento de iniciar la navegación de la web, configuró la preferencia de cookies.

    Si en un momento posterior desea cambiarla, puede hacerlo a través de la configuración del navegador.

    Si la persona usuaria así lo desea, es posible dejar de aceptar las cookies del navegador, o dejar de aceptar las cookies de un servicio en particular.

    Todos los navegadores modernos permiten cambiar la configuración de cookies. Estos ajustes normalmente se encuentran en las Opciones o Preferencias del menú del navegador.

    La persona usuaria podrá, en cualquier momento, deshabilitar el uso de cookies en este sitio web utilizando su navegador. Hay que tener en cuenta que la configuración de cada navegador es diferente. Puede consultar el botón de ayuda o bien visitar los siguientes enlaces de cada navegador donde le indicará como hacerlo: Internet Explorer, FireFox, Chrome, Safari

    También existen otras herramientas de terceros, disponibles on-line, que permiten a la persona usuaria gestionar las cookies.

  5. ¿Qué ocurre al deshabilitar las cookies?

    Algunas funcionalidades y servicios pueden quedar deshabilitados, tener un comportamiento diferente al esperado o incluso que se degrade notablemente la experiencia de navegación de la persona usuaria.

  6. Actualización de la Política de cookies

    F.E. SANIDAD puede modificar esta política de cookies en función de exigencias legislativas, reglamentarias, o con la finalidad de adaptar dicha política a las instrucciones dictadas por la Agencia Española de Protección de Datos, por ello se aconseja a la persona usuaria que la visite periódicamente.

    Cuando se produzcan cambios significativos en esta política de cookies, se comunicará a través de la web.

La economía acaba derrotando a la salud

  • Artículo de opinión de Salvador Escribano, médico de Atención Primaria

Era algo cantado que iba a suceder antes o después. De hecho ya hemos tenido antecedentes al finalizar, o mejor dicho, cuando parecía que finalizaban las anteriores ondas pandémicas. Porque siendo cierto que las cifras descendían nos olvidábamos de todas las medidas preventivas y acabábamos con todo tipo de restricciones como respuesta a las presiones del mercado

14/04/2022.
Curva de coronavirus en Castilla y León actualizada a 22 de abril de 2022

Curva de coronavirus en Castilla y León actualizada a 22 de abril de 2022

Hemos visto unas cifras disparadas, seguramente por la variante ómicron, pero sin olvidar que las variantes anteriores han seguido circulando, como lo demuestran las distintas sintomatologías de los contagiados actuales.

Las cifras se dispararon y la respuesta fue rebajar las cuarentenas, en algunos países hasta los cinco días. En España se barajó pero está claro que el sonrojo que produce rebajar cuarentenas por debajo de los periodos de incubación, que por otro lado se afirma que no se conocen con exactitud, lo dejó en unos insuficientes siete días. Está claro que esta decisión de rebajar cuarentenas es una victoria de la economía sobre la salud, calculando que pueden ser preferibles unas pocas muertes a un presunto hundimiento empresarial. Ahora incluso hay quien anula por completo las cuarentenas y todo tipo de restricciones, actitud contraria a cualquier criterio epidemiológico.

Las cifras se dispararon y respondíamos queriendo rebajar la importancia de la enfermedad por métodos semánticos: pasar de pandemia, con su carga de importancia y peligrosidad, a endemia, que suena aceptable y más leve; afirmar que el contagio es más fácil pero la mortalidad es menor, algo desmentido por los datos objetivos.

Los casos se dispararon y al mismo tiempo se hablaba de un descenso en el número de casos, justamente cuando se pone al alcance de los ciudadanos la posibilidad de realizar sus propios test en la intimidad de sus casas. Test de cuyos resultados negativos hay que dudar porque no se sabe si se están haciendo bien. Y test cuyos resultados positivos figuran o no figuran en los registros oficiales según la voluntad de cada persona y los motivos por los que se haya querido hacer el test.

Las cifras se dispararon y desde algunos ámbitos se propuso “gripalizar” la Covid-19, o lo que es lo mismo, dejar de contar casos y seguir mediante muestras de una red centinela. Dejando de lado la importancia y excelente labor que las redes centinela desarrollan, hacer esto con una enfermedad con alto potencial de matar en un momento en que los casos se disparan no parece de recibo ni siquiera teniendo el altísimo porcentaje de vacunados con pauta completa, incluyendo dosis de refuerzo, existente.

Los casos oficiales estaban bajando y se propuso que a partir de entonces sólo nos fijemos en los ingresos hospitalarios y en la ocupación de las UCI, y eso aunque las muertes diarias se eleven por encima de la primera onda. Y se propuso que se distingan los ingresos por Covid-19 y los ingresos con Covid-19, disminuyendo así, tal vez, el número de casos. Íbamos a dejar de contarlos?

Los casos oficiales estaban bajando y no consideramos el infrarregistro que suponen no sólo los autotest, sino los casos leves que se escapan por no acudir a su centro de salud, o como sucedió en la primera onda pandémica, aquellos casos que aún cumpliendo con la sintomatología clínica en las consultas telefónicas eran desechados por no cumplir criterio epidemiológico. Y se nos escapan y por tanto no se registran todos los asintomáticos que sí contagian y que siguen siendo un peligro para los demás.

No podemos olvidar que el infrarregistro se ha dado desde el primer momento, cuando se dejó de lado a la Atención Primaria, y eso nos ha impedido conocer con certeza las tasas reales de incidencia y de letalidad de la Covid-19. Es cierto que todas las ondas siguientes han contabilizado más casos que la primera y que esta sexta ha superado con creces a todas las anteriores, incluyendo a la también explosiva tercera onda que se dio en el invierno anterior, también coincidiendo con puentes y festividades, factor de riesgo donde los haya.

Este incremento de notificación de casos puede haber estado marcado por la mayor existencia de test de confirmación de todo tipo, que permitió detectar también a los asintomáticos y prescribir cuarentenas preventivas en los contactos de riesgo. Ahí nos hemos encontrado con la dificultad de conocer a todos esos contactos, que muchas veces los casos ocultaban; pero surgió también la enorme dificultad de realizar todos los rastreos y la duda de si los rastreos que se hacían eran los correctos. Demasiadas dificultades para unos sanitarios sobrepasados y con escasa colaboración externa.

Y comprobamos también la escasa importancia que se ha dado a los muy precarios servicios de Salud Pública, de Epidemiología, que no han tenido el sitio que esta situación requería, y que tampoco parece que haya intención de reforzarlos adecuadamente a pesar de que se anuncien nuevas futuras y cercanas pandemias. A lo mejor es el momento de escuchar a estos profesionales, a inmunólogos y microbiólogos, y no a tantos profesionales asistenciales, gestores políticos y asociaciones empresariales para tomar las decisiones más acordes con la realidad y con la evolución de esta enfermedad.

Los casos oficiales bajaban, se supone, y se ha decidido al fin olvidarnos de las medidas preventivas y de contar los casos a diario. De hecho ya no se habla de la Covid-19, pese a que en estos momentos vuelvan a subir los casos, aunque por el momento la forma de esta nueva onda es de meseta, en la media de las ondas segunda y quinta y muy por encima de la cuarta.

Continuamente se habla del fin de la pandemia, que no es el fin de la enfermedad. Sin embargo, también se ha proclamado que algún experto de renombre mundial había afirmado que el virus y la pandemia habían muerto. Y lo que ha dicho, por ejemplo, Adolfo García Sastre, es que una pandemia se acaba cuando se deja de hablar de ella. Y eso es lo que está pasando ahora, cuando los casos vuelven a repuntar pero ya no se cuentan a diario y ya no se informan. Porque epidemiológicamente un brote epidémico de una enfermedad infectocontagiosa sólo se puede dar por resuelto definitivamente cuando pasen dos periodos de incubación sin que se produzcan casos nuevos. Y eso está muy lejos de que se produzca.

La economía acaba derrotando a la salud. Al final es más importante abrir todo tipo de comercio, sin restricciones, que el agotamiento de unos sanitarios sometidos cada vez a más presión. Ese es el motivo determinante por el que se va a declarar el fin de la pandemia, porque aunque sigan dándose casos dejarán de contarse, y aunque sigan produciéndose fallecimientos dejarán de ser datos para quedarse en meras cifras que pasen desapercibidas entre las muertes debidas a otras causas.

FACEBOOK

TWITTER