La Federación de Sanidad de CCOO apuesta por la implantación de planes de continuidad de empresa en las residencias de ancianos y centros sociosanitarios privados y concertados ante el COVID-19

    Un plan de continuidad empresarial es un documento que recoge la información crítica que necesita una empresa para continuar operando durante un evento no planificado como es la pandemia por el Covid 19 y es responsabilidad de las empresas ponerlo en marcha

    22/04/2020.

    Desde la Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CCOO de Castilla y León, a través de su Secretaría de Salud Laboral, ante el fuerte impacto que los centros residenciales de atención a las personas mayores están sufriendo por las consecuencias de la pandemia del COVID 19, se ha trabajado en la elaboración de un Plan de Continuidad en la Empresa, algo que ha recomendado el Ministerio de Sanidad y que está orientado hacía el cumplimiento de los siguientes objetivos:

    ü Proteger la salud del personal.

    ü Controlar y reducir las posibilidades de contagio en el medio laboral para así colaborar con la contención de la trasmisión del virus

    ü Garantizar la calidad y continuidad de la atención que se presta así como la actividad de la empresa.

    Esta federación ya ha hecho llegar a los centros de trabajo y propuesta de Plan de Continuidad y se ha puesto en contacto con las dos grandes patronales del sector, LARES y ACALERTE, para solicitar reuniones que permitan la puesta su marcha en las distintas empresas, si bien es cierto que aún no hemos obtenido respuesta.

    A diferencia de lo que ocurre en el caso de los desastres naturales, donde las incidencias experimentadas en la provisión de servicios de las empresas o centros de trabajo derivan del daño a las infraestructuras, en el caso de una pandemia estarán principalmente relacionadas con los recursos humanos.

    Las consecuencias específicas que la pandemia tendrá en cada empresa o centro de trabajo, dependerán del impacto directo en la salud de las y los trabajadores y de las medidas puestas en marcha para hacer frente a dicha pandemia.

    Así, la organización que las empresas o centros de trabajo hayan sido capaces de desarrollar, será fundamental para garantizar que pueda seguir adelante con la actividad asistencial.

    Pero las respuestas que cada empresa adopte ante el brote de SARS-CoV-2 no son competencia unilateral del empresario ya que afectan a las condiciones de trabajo, a la salud de las y los trabajadores, a la compatibilidad de la vida laboral y familiar, a la salud pública, y a los derechos de las y los trabajadores.

    El Plan de Continuidad debe ser elaborado en el más breve espacio de tiempo entre la representación legal del personal y la empresa, negociado con las propias trabajadoras y trabajadores y que garantizará que las decisiones concretas que se adopten contribuyan a alcanzar los objetivos anteriormente expuestos.

    Un proceso de toma de decisiones racional y transparente hará que las medidas que se apliquen sean razonables y prácticas.

    Desde la FSS-CCOO de CyL seguimos apostando por la necesaria colaboración entre los agentes sociales para mejorar las condiciones laborales del personal y prestar una atención de calidad, por lo que estamos formando a nuestras delegadas y delegados en la materia, con el fin de que puedan ser un punto de referencia ante la dirección de los centros de trabajo para llevar a cabo esta labor tan importante y necesaria en estos momentos de crisis por el Covid 19

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.