La Federación de sanidad y sectores sociosanitarios de CCOO en Castilla y León atiende más de 2000 irregularidades laborales y/o vulneraciones de derechos laborales desde el inicio de la crisis del COVID-19

    Trabajadores de Sacyl, clínicas privadas y residencias de ancianos ven vulnerados sus derechos y realizan consultas en materia de prevención de riesgos laborales. “NO SOMOS HEROINAS NI HÉROES, SOMOS PROFESIONALES Y QUEREMOS TRABAJAR PROTEGIDAS”

    07/04/2020.

    Desde la declaración del Estado de alarma por el COVID-19 se ha puesto de manifiesto la falta de previsión, organización y protocolos a la hora abordar la situación, en un sistema sanitario y de dependencia muy recortado y con profesionales quemados.

    Centrados todos en atajar la crisis sanitaria, se han olvidado o han relegado a un segundo plano la seguridad de los profesionales que atienden la sanidad y el sector sociosanitario, lo que está conllevando un altísimo porcentaje de contagiados o en aislamiento con la consecuente carencia de personal/ recursos humanos disponibles para prestar la asistencia en Castilla y León. Y esta situación se incrementa diariamente.

    La falta de equipos de protección individual, la mala praxis de algunas direcciones y mandos intermedios por desconocimiento, por falta de medios o porque no observan los procedimientos seguros de trabajo, sumado a una alta rotación de personal a los que no se les da formación en materia de seguridad y salud, la insuficiencia en los servicios de prevención de riesgos laborales, la nefasta situación de las residencias de ancianos y la falta de previsión en la gestión del personal, ponen de manifiesto el riesgo al que se exponen en el momento actual los profesionales sanitarios y sociosanitarios. Situación que ha empeorado tras la aplicación del último decreto de funcionamiento de estos centros, donde entre otras incoherencias, eliminó a categorías sanitarias imprescindibles para la prestación del Servicio.

    Y a todo esto hay que sumar la presión, el miedo, el estrés y el agotamiento que están sufriendo los trabajadores. No son héroes, son profesionales y tienen derechos que, más que nunca se tienen que respetar.

    Las delegadas y delegados de prevención de CCOO, tenemos la obligación de garantizar la seguridad de los trabajadores y de velar porque se respeten sus derechos. Por ello hemos asesorado de forma individual a más de 2000 trabajadores de la sanidad pública, privada y del sector sociosanitario desde el inicio de la crisis.

    En nuestra labor sindical, hemos propuesto y negociado medidas específicas para evitar posibles contagios de los trabajadores, consiguiendo que algunas de ellas se pongan en práctica en aras de mejorar la organización y evitar el aumento de contagios entre el personal, como establecer turnos en la recogida de los uniformes, reparto adecuado de EPIS para todas las categorías profesionales, circuitos diferenciados en los centros de trabajo, desinfección de residencias de ancianos con un alto número de contagios o personal de retén localizado para evitar hacinamientos en servicios dónde ha disminuido la actividad programada.

    Hemos denunciado todas las irregularidades y abusos, algunos tan escandalosos como la falta absoluta de EPIS en algunos servicios o centros de trabajo, el obligar a un trabajador a acudir al centro de trabajo estando afectado por un ERTE, la denegación de un día para poder enterrar al padre que había fallecido, directores de residencias de mayores obligando, con amenazas a trabajadores a confinarse durante días en la residencia, la imposición de utilizar durante diez días la misma mascarilla, obligar a lavar los uniformes contaminados en sus casas…

    Desde CCOO también hemos hecho propuestas concretas para mejorar las condiciones laborales y sociales para compensar el enorme esfuerzo realizado: Solicitamos que se facilitase alojamiento voluntario y gratuito para evitar contagiar a familiares vulnerables. En muchas provincias ya hemos logrado la puesta en marcha de esta medida.

    Propusimos puntuar doble el tiempo trabajado durante el estado de alarma a efectos de bolsa de empleo del servicio público de salud. La Gerencia Regional de Salud se comprometió con nosotros a publicarlo con efecto retroactivo desde que se declaró el estado de alarma. Afectaría a todos los trabajadores y no sólo a las nuevas contrataciones. También solicitamos que esta medida afecte a la carrera profesional.

    También adelantar las evaluaciones del personal residente de último año para contratarlos y retribuirlos acorde a la responsabilidad que van a asumir. Retribuciones extraordinarias para todos los profesionales de la sanidad que están trabajando durante esta crisis.

    Para dar respuesta a los efectos psíquicos de esta carga asistencial, hemos puesto en marcha un servicio gratuito de atención psicológica, algo que está teniendo muy buena acogida, lo que demuestra los altos niveles de estrés y presión a la que están sometidos los profesionales, tanto del SACYL como de la Dependencia frente a esta pandemia.

    No sería responsable abandonar a los y las trabajadoras ante situaciones tan graves como éstas. CCOO no lo va a hacer, a pesar de que cada día somos menos, por la incorporación de muchas compañeras y compañeros a la tarea asistencial y que desde la Dirección de Profesionales nos quieren callar.

    Sin las y los profesionales de las Residencias de mayores y de la Sanidad nunca podremos superar esta crisis.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.