La Federación de sanidad de CCOO Castilla y León solicita al Ministerio de Seguridad Social que inicie el procedimiento para establecer una jubilación anticipada para el personal de Sacyl

    La propuesta pasa por establecer un coeficiente entre el 0,2 por ciento y el 0,5 por ciento, teniendo en cuenta que la edad de jubilación nunca podría ser inferior a los 52 años y tras haber cotizado un mínimo de 35 años. Deberá ser el Ministerio, el que determine el coeficiente para cada categoría laboral con un estudio paralelo sobre los costes que supondría su aplicación. En un documento adjunto presentamos el documento registrado ante el Ministerio.

    25/02/2020.

    La FSS-CCOO de CyL ha registrado la solicitud al Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones para que inicie el procedimiento que establezca coeficientes reductores para rebajar la edad de jubilación del personal de Sacyl pues entendemos que su plantilla (estatutaria, funcionaria y laboral) se encuentra amparado por el RD 1698/2011 para aplicársele estos coeficientes reductores”, ha señalado Ana Rosa Arribas, secretaria general de la FSS-CCOO CyL en el transcurso de la rueda de prensa ofrecida el lunes día 24 de febrero. En la misma ha estado acompañada por Luis Álvarez, adjunto a la Secretaría General y Salvador Escribano (responsable de Relaciones Institucionales de la FSS- CCOO CyL).

    La propuesta pasa por establecer un coeficiente entre el 0,2 por ciento y el 0,5 por ciento, teniendo en cuenta que la edad de jubilación nunca podría ser inferior a los 52 años y tras haber cotizado un mínimo de 35 años. Deberá ser el Ministerio, el que determine el coeficiente para cada categoría laboral con un estudio paralelo sobre los costes que supondría su aplicación. En un documento adjunto presentamos el documento registrado ante el Ministerio.

    Desde la FSS CCOO se lleva trabajando en la posibilidad de reducir la edad de jubilación de las trabajadoras/es del ámbito sanitario desde hace ya varios años, analizando y evaluando las estadísticas de accidentes de trabajo, observando que muchos puestos de trabajo del Sacyl están expuestos a una elevada penosidad, peligrosidad y/ o toxicidad. “Las y los profesionales de Sacyl desarrollan su trabajo en condiciones difíciles con estrés laboral, exposición a agentes contaminantes y riesgos biológicos, ergonómicos, psicosociales y los derivados de la alteración de ritmos circadianos.

    Junto con todo lo anterior, el personal de Sacyl afronta desde hace ya muchos años unas connotaciones negativas debido a los recortes que sufre la sanidad pública en este país. “La reducción de las plantillas, las mayores cargas de trabajo, el incremento de la edad de las personas trabajadoras y el aumento incesante de las agresiones hacia este colectivo hacen que su cometido profesional pase una factura muy relevante para su salud”, apunta Luis Álvarez.

    En este sentido, Ana Rosa Arribas indicó que a partir de los 55 años estos profesionales pueden demandar dejar de hacer guardias, con lo que se eleva esta carga para el resto. La responsable de la FSS-CCOO CyL también ha denunciado el número de suicidios en la profesión es elevado. Por último, que frente a su demanda, la falta de médicos está impulsando incluso a la Administración autonómica a animar a los profesionales jubilarse más tarde, hasta los 70 años en el caso de los facultativos, “algo que desde nuestro punto de vista no vemos bien. Esto es un parche, no una solución razonable a la falta de efectivos”, ahonda.

    Un colectivo sometido a muchos riesgos

    La posibilidad de jubilarse con menos de la edad reglamentaria (65 años mínimo) para el personal del Servicio de Salud de Castilla y León, más allá de los supuestos de jubilación anticipada en casos especiales, queda reducida a una única vía, llamada legalmente “jubilación anticipada por voluntad del trabajador”, que supone para quien accede a ella, una reducción de la pensión en función de su edad, los periodos de cotización y el momento en que se materializa. Pese a ello el número de profesionales que cada año elige esta modalidad crece sin parar, pese a la merma económica que ello supone.

    “Lo que provoca la huída del trabajo es, sencillamente, que a determinada edad ya no se puede con la carga que supone trabajar durante muchos, muchísimos años, en un ambiente laboral como el sanitario, por las particularidades que esa actividad conlleva. Y es que hablamos de los riesgos a que están sometidos los trabajadores de nuestros centros sanitarios, que son consecuencia de las condiciones en que se realiza la actividad laboral y que influyen en los índices de siniestralidad”, afirma Salvador Escribano.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.