CCOO velará en el concurso de acreedores de Dentix por mantener los puestos de sus más de tres mil profesionales

    Este sindicato quiere poner en valor el esfuerzo y trabajo de los 3.200 profesionales que tiene Dentix en 210 clínicas en momentos tan difíciles como la actual pandemia por el COVID-19, poniendo en riesgo incluso su salud. Los trabajadores y trabajadoras de Dentix, a pesar de llevar meses luchando por que este desenlace no se produjese, han visto como su empresa ha entrado, de manera voluntaria, en un concurso de acreedores.

    10/10/2020.

    La Sección Sindical de CCOO de Dentix aclara que el concurso de acreedores en el que voluntariamente se encuentra la empresa, no supone en el cierre de las clínicas ni la liquidación de la empresa. En la actualidad, la mayoría de los centros permanecen abiertos, dando servicio.

    CCOO se personará en el proceso concursal en representación de sus afiliadas y afiliados siendo plenamente consciente de que ahora se abre un período en el que, una vez nombrado el administrador concursal, se presentarán las ofertas de compra de la compañía en el seno del propio concurso donde se resolverá la situación de continuidad de la empresa o de su liquidación. Este sindicato negociará activamente para conservar el mayor número de puestos de trabajo y en las mejores condiciones posibles, para permitir la viabilidad de esta empresa en beneficio de la no destrucción de masa de empleo.

    La Sección Sindical de CCOO pone en valor el compromiso de los y las profesionales de esta empresa, personal sanitario y no sanitario, con los pacientes; trabajadores y trabajadoras que continuarán en sus puestos de trabajo, a pesar de no cobrar sus salarios, de sufrir agresiones y de soportar no sólo la presión de la empresa sino también de los pacientes, poniendo en riesgo su salud física y mental hasta que los medios a su disposición se lo permita.

    Y es que desde el sindicato se denuncia que el personal de Dentix lleva meses viviendo situaciones muy desagradables desde el mes de febrero cuando el fondo KKR se retira de la compra de la empresa y la imagen de la empresa sufre un daño irreparable, creando una gran incertidumbre entre los pacientes. Posteriormente, debido al estado de alarma decretado por el Gobierno y ante la escasez de EPIs (equipos de protección individual) en el mercado, Dentix se ve obligada a cerrar sus clínicas por no poder prestar sus servicios con total seguridad tanto para su plantilla como para sus pacientes, hecho denunciado por CCOO en su Comité de Seguridad y Salud. En ese momento, prácticamente la totalidad de la plantilla entra en un ERTE total de suspensión de contratos, y CCO, se sienta a negociar un ERTE por causa organizativas de cara al futuro. La empresa, que acarreaba ya problemas económicos derivados de la huída de KKR, no abona a sus trabajadores y trabajadoras la nómina del mes de marzo, lo que se suma a los impagos de la parte del variable de los salarios desde el mes de enero, en algunos casos desde diciembre; se convocan concentraciones que posteriormente se aplazan para negociar un pacto para la viabilidad de la empresa en el que se incluía el pago de esta deuda.

    Cuando se retoma la actividad en las clínicas en la “nueva normalidad”, los trabajadores y trabajadoras de Dentix se reincorporan a sus puestos de trabajo aún sabiendo que la empresa no va a abonar la deuda contraída con su plantilla. La empresa no se comunica con su plantilla ni tampoco con su representación legal a pesar de que CCOO tiene 105 delegados y delegadas en la empresa. Aún así, la plantilla ha permanecido estoicamente en primera línea para intentar dar el mejor servicio en aras de demostrar su profesionalidad.

    FACEBOOK

    TWITTER

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.