CCOO alerta de que las empresas alemanas se encuentran entre los líderes mundiales de la evasión fiscal

  • El casoFresenius: la compañía de salud que evita impuestos al igual que Amazon o Google.

22/01/2020.

Cuando se trata de evadir impuestos, las compañías alemanas son tan agresivas como los gigantes tecnológicos estadounidenses, Apple, Amazon o Facebook. En los últimos diez años, la compañía alemana del DAX 30 Fresenius (dueña del grupo Quirón Salud por ejemplo), por ejemplo, ha evitado pagar hasta 2.900 millones de euros en impuestos en todo el mundo a través de una planificación fiscal agresiva, y 8.000 millones de euros de las ganancias no gravadas del grupo se mantienen en cuentas en el extranjero. Estos hallazgos son el resultado de un estudio realizado por el Centro para la Responsabilidad e Investigación Fiscal Internacional Corporativa (CICTAR) en cooperación con las federaciones europeas y mundiales de sindicatos de servicios públicos (EPSU y PSI) y la Red de Justicia Fiscal de Alemania.

Desde CCOO lamentamos que esta empresa, que presume de hacer frente a su responsabilidad social corporativa, tenga prácticas fiscales que contradicen tanto su discurso como su reputación y que, aun siendo legales, nos parecen una inmoralidad.

Fresenius está representado en casi todos los paraísos fiscales conocidos en todo el mundo, incluidas las Islas Caimán, las Islas Vírgenes Británicas, Hong Kong, Delaware, Singapur y Panamá. La compañía utiliza esta red de paraísos fiscales para trasladarlos beneficios y así evitar mayores impuestos corporativos en Alemania y otros países. La ‘deuda intragrupo’ es una herramienta clave que facilita la evasión fiscal: en 2017, por ejemplo, las dos filiales irlandesas de Fresenius obtuvieron una ganancia de € 47 millones, a pesar de no tener ningún empleado, simplemente otorgando préstamos a empresas del grupo en España y Estados Unidos.

"El estudio de caso de Fresenius demuestra que la transferencia de beneficios y de precios no son solo prácticas de gigantes tecnológicos de EE. UU., Sino que se usan de manera generalizada por la mayoría de las compañías multinacionales, incluidas las grandes multinacionales alemanas como Fresenius", dice Gabriel Zucman, profesor de economía de la Universidad de Berkeley y miembro de la Comisión Independiente sobre la Reforma de la Fiscalidad Corporativa Internacional (ICRICT). En particular, Alemania se encuentra entre los países que más sufren: "Mi investigación muestra que Alemania puede perder más que cualquier otro país de la UE a los paraísos fiscales europeos por latransferenciade precios".

Jan Willem Goudriaan, Secretario General de la FSESP, pide a la Presidencia croata y al Consejo Europeo que tomen medidas decisivas para cerrar los agujeros legales en la legislación tributaria y aceptar informes públicos país por país (country by country reporting). “Desde el escándalo de Luxleaks, hemos visto cómo las empresas están esquivando su debida contribución. El modelo de Fresenius presentado hoy muestra a otra compañía que evita pagar impuestos. Parece que la empresa obtuvo resoluciones fiscales favorables. Exigimos más investigación ".

Rosa Pavanelli, Secretaria General de Servicios Públicos Internacionales (PSI), hace un llamado a los gobiernos para que eliminen las lagunas fiscales y cambien el sistema fiscal global obsoleto para que los servicios públicos esenciales, como la atención médica, estén adecuadamente financiados. "Freseniusnecesita limpiar su expediente", dijo. “No me sorprende que esta empresa esté involucrada en una evasión fiscal agresiva dada la violación de los derechos de los trabajadores fuera de Alemania y el patrón global de corrupción. El problema es que se han salido con la suya. Los gobiernos deben asegurarse de no financiar evasores de impuestos”.

Fresenius evita su obligación tributaria al informar de altas ganancias donde los impuestos corporativos son bajos. En mercados importantes como Alemania y Estados Unidos, las ganancias se reducen artificialmente. Aunque Fresenius genera sus ventas principalmente en países con una impuesto de sociedades de al menos el 30 por ciento, la tasa impositiva global de la compañía en 2018, según los propios documentos de la compañía, fue solo del 18.2 por ciento. Ver.di, el sindicato responsable de los servicios de salud en Alemania, critica con vehemencia estas prácticas. “Se le niega a la comunidad el dinero que se necesita con urgencia para invertir, especialmente en el sector de la salud. A través de una planificación fiscal agresiva, Fresenius está poniendo en peligro su reputación como una compañía de confianza para la atención médica ", dijo Sylvia Bühler, miembro de la junta federal ver.di.

Los críticos de Fresenius exigen que la compañía de atención médica corrija su curso y dé un buen ejemplo: "Una compañía que está comprometida con el bienestar de las personas y que genera sus beneficios principalmente a través de los presupuestos gubernamentales de atención médica debe pagar sus impuestos de manera responsable y transparente, "dice Christoph Trautvetter, experto en tasación de la Red de Justicia Fiscal. Un primer paso sería que Fresenius disolviera sus filiales en paraísos fiscales e implementara los nuevos estándares de Global ReportingInitiative (GRI) para informar sobre la transparencia fiscal. Sin embargo, el gobierno alemán también tiene un deber, comenta: "Alemania debería apoyar la propuesta de la UE sobre informes públicos país por país e impulsar una reforma real de los impuestos corporativos internacionales en lugar de unirse a una carrera destructiva hacia el fondo reduciendo sus tasas de impuestos corporativos y equiparando erróneamente el interés nacional con el de las grandes empresas".

FACEBOOK

TWITTER

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.