La FSS-CCOO asiste a la presentación del informe de la OIT "El trabajo de cuidados y los trabajadores del cuidado para un futuro con trabajo decente"

    El pasado día 9 tuvo lugar en Madrid, en la sede de la Escuela Profesional de Relaciones Laborales de la Universidad Complutense de Madrid, una jornada organizada por la OIT llamada "Diálogos sobre Trabajo de Cuidados". El propósito principal de este encuentro fue la presentación por parte de Manuela Tomey, Directora del Programa de Condiciones de Trabajo y Empleo de la OIT, del informe "El trabajo de cuidados y los trabajadores del cuidado para un futuro con trabajo decente", encuadrado en los varios estudios que se están elaborando ,enfocados a cuestiones de género, con ocasión de los 100 años de la Organización Internacional del Trabajo.

    15/10/2018.
    Jornada organizada por la OIT llamada "Diálogos sobre Trabajo de Cuidados"

    Jornada organizada por la OIT llamada "Diálogos sobre Trabajo de Cuidados"

    En la mesa Manuela Tomey estuvo acompañada por Soledad Murillo, Secretaria de Estado para la Igualdad, y Justa Montero, reconocida activista feminista y experta en género. Entre las tres abordaron el tema de los cuidados desde las vertientes económica, laboral y social, de presente y sobretodo de futuro.

    Cuando hablamos de cuidados hablamos de salud, dependencia, educación, trabajo doméstico, trabajo social...en definitiva de todo ese trabajo que hace falta para sostener la vida humana y por ende nuestra sociedad. Queda muy claro que este concepto integra tanto el trabajo remunerado como el no remunerado, aquel que por ser invisible no deja de ser trabajo y susceptible de ser valorado económicamente. Sobra decir que todo este trabajo lo hacen en su mayor parte mujeres, trabajadoras fuera y dentro del hogar que dedican gran parte de su tiempo, de su vida, a los demás. Esta carga es la principal causa que explica, en gran parte, que todavía no exista la ansiada igualdad real de derechos y oportunidades.

    Felicitamos a la OIT por este importante estudio mundial, en el que encontramos algunos mensajes clave, refrendados con números, para España:

    +La demanda de trabajo de cuidados es constante, con un descenso de la demanda de cuidado infantil y un aumento en el de personas mayores.

    +El trabajo de cuidados no remunerado es vital para el bienestar humano y la economía, pero continúa permaneciendo invisible y no reconocido. En España, las mujeres realizan casi el 68% del mismo.

    +La participación en el trabajo de cuidados no remunerado afecta negativamente las perspectiva de empleo y obstaculiza la calidad del trabajo de las mujeres.

    +La mala calidad del trabajo para las trabajadoras y los trabajadores del cuidado conduce a un trabajo de cuidado de baja calidad.

    +Avanzar en calidad de los servicios requiere avanzar en calidad de empleo, y por tanto en aumentar los recursos e inversiones.

    Desde la FSS-CCOO conocemos muy bien el tema, no en balde representamos a los sectores más feminizados y es sobretodo el de la dependencia, el cual constituye una extensión al mundo productivo de lo que históricamente fue y es tarea invisible de mujeres en los hogares, un ejemplo de precariedad laboral, poca valoración social, infradotación de recursos y por tanto fuente de discriminación para el 90% de mujeres que en él trabajan. Por el contrario, el cuidar de personas dependientes y ancianas y procurarles una vida digna, conlleva muchas habilidades sociales, conocimientos y vocación. Mirando al futuro, las estadísticas poblacionales y el avance tecnológico, está claro que un robot nunca va a sustituir una relación humana, por lo que el sector de los cuidados en general y el de la dependencia en particular, siempre van a ser básicos.

    Podemos decir, sin tapujos, que de la economía de los cuidados, o cómo esté organizado este trabajo dentro de una sociedad, dependen la cohesión social y la igualdad de derechos y oportunidades entre hombres y mujeres.

    Desde la FSS-CCOO, creemos que es necesario cambiar el paradigma de la organización del trabajo de cuidados: hay que medir y valorar el trabajo invisible en los hogares; hay que mejorar la calidad del empleo de los trabajos de cuidados; hay que implementar políticas públicas donde el bienestar de las personas sea el centro; asegurar una corresponsabilidad en los cuidados por parte del Estado, la familia y los hombres; hay que descargar a las mujeres de ese pesado trabajo, para que puedan enfrentarse al mundo en igualdad, y en esa línea seguiremos trabajando.

    FACEBOOK

    TWITTER

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.