CCOO reafirma su compromiso a favor de la integración laboral de las personas con SIDA

    En el Día Internacional de la Prevención y Lucha contra el SIDA, la FSS-CCOO recuerda que el SIDA es una cuestión de salud pública y de derechos humanos a partes iguales, y reafirma su compromiso en la integración laboral y contra la discriminación de las personas que conviven con SIDA.

    01/12/2015.

    Hoy, día 1 de diciembre, Día Internacional de la Prevención y Lucha contra el SIDA, la Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios (FSS-CCOO) denuncia nuevamente que el estigma y la discriminación que sufren las personas afectadas es totalmente desproporcionado en relación a la realidad de la enfermedad, después de más de 30 años de  investigación,  y solicita un mayor reconocimiento y una mayor dotación de recursos para el Plan Nacional contra el SIDA, una revisión de las políticas estatales de prevención y que se suscriba la Recomendación 200 de la OIT sobre VIH y SIDA en el mundo del trabajo
     
    La rápida detección de la transmisión y el acceso a los tratamientos son las premisas para controlar la enfermedad y evitar que se propague. Desde la evidencia científica, se pone de manifiesto la gran eficiencia de los tratamientos retrovirales, tanto en impedir que la enfermedad avance en la persona infectada como en que esta la transmita. Cuando la enfermedad se detecta en los primeros estadios, los tratamientos son capaces de conseguir una carga viral indetectable que permite llevar una vida normalizada;  incluso que las mujeres tengan un parto natural disminuyendo los riesgos para los/as recién nacidos/as.
     
    Contrariamente a la realidad científica del SIDA, la sociedad continúa estigmatizando y discriminando a las personas que la sufren en todos los ámbitos de sus vidas. Ejemplos de ello, según la Coordinadora Estatal VIH y SIDA, son la tasa de paro del 50%, el ser rechazadas en el acceso a las fuerzas armadas, al acceso a una residencia de personas mayores, o en la concesión de un crédito hipotecario. Los despidos por esta causa, de una manera más o menos disimulada, están a la orden del día y son absolutamente injustificados.
     
    El estigma, el miedo, los grandes recortes en sanidad y la pérdida de un acceso universal a la atención médica y los tratamientos, apuntan como causas principales para que todavía el 45% de los diagnósticos continúen siendo tardíos, cuando surgen los primeros síntomas de la enfermedad. Además, se estima que 1/3 parte de las personas infectadas en nuestro país, lo ignoran.  En los últimos años el número de nuevos casos está estancado. Las tasas españolas de nuevos diagnósticos de VIH son superiores a la media del conjunto de la Unión Europea, siendo la principal vía de transmisión la sexual, concretamente en relaciones de hombres con hombres que constituye el 63% del total, dato que propicia una doble discriminación al colectivo gay. Por otra parte, España es el país de Europa occidental con más niños con SIDA, ya que, aunque pueden diagnosticarse a los pocos meses de vida, se detectan con una media de tres años, lo cual empeora las expectativas. Las transmisiones se dan entre personas cada vez más jóvenes. Toda esta realidad nos dice que las actuales políticas de prevención no están funcionando.
     
    Ante el panorama de grandes recortes en Sanidad, trabajadores y trabajadoras de nuestro sector saben y advierten que recortar en prevención y atención a las personas afectadas por SIDA comportará un aumento de los casos a corto plazo, perdiéndose mucho de lo avanzado hasta el momento.
     
    La  FSS-CCOO, consciente de representar a un sector que es clave en este problema que es de salud y social,  se reafirma hoy en su compromiso por la integración laboral y contra la discriminación de las personas que conviven con el SIDA y denuncia y solicita, al Gobierno que surja de las próximas elecciones, que el Plan Nacional contra el SIDA debe de tener un mayor reconocimiento y dotación de recursos; que hay que reforzar la formación específica para el personal sanitario al cual representamos; que hay que descatalogar la enfermedad como infecciosa para declararla como lo que es, transmisible; que las investigaciones que buscan una vacuna no deben de dejar de subvencionarse suficientemente y que el acceso universal al sistema sanitario es, además de una cuestión de justicia social y derechos humanos, imprescindible para acabar con el VIH.
     
    Asimismo, desde la FSS-CCOO también se señala como imprescindible que se refuercen y revisen las políticas estatales de prevención, y que se suscriba la Recomendación 200 de la OIT (sobre VIH y SIDA en el mundo del trabajo) para que se haga posible un pacto Social del VIH y SIDA entre Gobierno, Agentes sociales y Organizaciones sociales. 

    FACEBOOK

    TWITTER

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.