Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CCOO Euskadi | 15 julio 2024.

Miles de personas salieron el 25F a defender la Sanidad Pública

    La consejera Gotzone Sagarduy lanzaba el mismo sábado una videorespuesta que podríamos resumir en “aquí no pasa nada, lo estamos haciendo genial, como mucho, falta personal sanitario”. Pero la realidad es tozuda y desmiente este discurso triunfalista.

    02/03/2023.
    Manifestación del 25 de febrero en Bilbao en defensa de la Sanidad Pública.

    Manifestación del 25 de febrero en Bilbao en defensa de la Sanidad Pública.

    El pasado 25 de febrero, manifestaciones multitudinarias recorrían las tres capitales vascas bajo el lema “Osakidetza salba dezagun. No al desmantelamiento de la sanidad pública.” De manera inmediata, la consejera Gotzone Sagarduy lanzaba una videorespuesta que podríamos resumir en “aquí no pasa nada, lo estamos haciendo genial, como mucho, falta personal sanitario”. Pero la realidad es tozuda y desmiente este discurso triunfalista.

    El sociómetro de febrero adelantaba que “la salud y la sanidad pública” se había convertido en la segunda preocupación de la ciudadanía vasca, solo por detrás de los “problemas ligados al mercado laboral”. Esto es más significativo todavía si resaltamos que en 2019 la sanidad pública era el sexto problema que más preocupaba. El ascenso es meteórico, seguramente no por la pandemia, que solo ha agrandado las grietas que ya existían en el sistema, sino por las experiencias que cualquier persona de nuestro entorno ha vivido en los últimos meses.

    Con la excusa de la pandemia o incluso sin necesidad de excusas, hemos vivido recortes en horarios de centros de salud, saturación o cierre de servicios de urgencias, traslados de servicios hospitalarios que funcionan correctamente, retrasos en las citas… Y todas las usuarias y usuarios de Osakidetza han sufrido de una manera o de otras estas cuestiones, por eso saben que sí, el servicio prestado por Osakidetza ha empeorado.

    Si preguntásemos a la plantilla de Osakidetza, el escenario no sería mejor. Las trabajadoras y trabajadores han denunciado en numerosas ocasiones la falta de personal en sus servicios, la sobrecarga de trabajo, el incumplimiento de Osakidetza de los acuerdos alcanzados en la Mesa Sectorial con la carrera profesional a la cabeza, la disparatada tasa de temporalidad, lanzar una OPE sin haber resuelto la anterior… La mitad de las interinidades que lanzó Osakidetza el verano pasado para Medicina Familiar y Pediatría se quedaron sin cubrir, pero la respuesta de la Consejería fue de nuevo que “el problema no es nuestro, no entendemos por qué no quieren venir a Osakidetza a trabajar”.

    Por todas esas cuestiones es por lo que desde CCOO y el resto de sindicatos de la Mesa Sectorial de Osakidetza, venimos exigiendo medidas estructurales que aborden los problemas de fondo. Entre otras medidas, estamos reivindicando la equiparación de nuestro gasto sanitario a la media del resto de la Unión Europea, destinando un 25% a la Atención Primaria; dimensionar de manera adecuada la plantilla y reducir la tasa temporalidad al 8% como establece la Ley 20/2021; cobertura de las ITs y vacantes; o revertir los recortes de los PACs y los cierres de los centros de salud. Todo ello, para mejorar tanto el servicio prestado como las condiciones de trabajo.

    Estamos en el momento de defender la Sanidad Pública como una herramienta clave de la clase trabajadora. No queremos ningún cambio de modelo que suponga un recorte de derechos y un empeoramiento del servicio. Si algo ha demostrado la pandemia, es la esencialidad de un Sistema Público de Salud fuerte y de calidad.